De la misma manera que el arte existe hace cientos de años, y todo el tiempo se encuentran formas de comercializarlo, algún día, con el avance de este rubro en el ámbito digital, debería existir alguna manera de vender (o comprar) una obra de arte puramente digital catalogada como “original”.

Entonces, ¿de qué hablaremos hoy? Sí, de los NFT (por sus siglas en inglés Non Fungible Token). Este “vale” sirve para certificar obras digitales originales y que puedan venderse por millones y millones, como imaginando piezas para un futuro museo. 

¿Qué es un NFT?

Primero debemos empezar por aquí. Este “token” o “vale”, es una pieza digital única e irrepetible y verificada por una cadena de bloques (blockchain). Es verdad que suena un tanto futurista, pero ya hace algunos años varios artistas y personalidades del espectáculo han comercializado sus obras de esta manera.

Quizás pienses en la “facilidad” de copiar una pieza digital única para tenerla, pero aquí es donde radica el secreto. Puedes tener una copia de una obra icónica de algún pintor, como puede ser la Gioconda, El Guernica, Las Meninas, o la pieza que se te ocurra. Pero por más parecido que lo veas, no es lo original.

Esto justamente es lo que hace el NFT, le brinda un certificado de autenticidad a una pieza para que tenga un valor único. Imagina en 50 años un museo digital del avance de las redes sociales y puedas, por ejemplo, exponer el primer tweet que Jack Dorsey realizó en la red social que co-creó, Twitter. Logró venderlo por un valor superior a los 2.9 millones de dólares.

¿Y para qué sirve?

Verdaderamente es muy fácil “copiar y pegar” una obra digital porque suele haber mucha disponibilidad dentro de la web. De todas formas, nunca será la original. Si adquieres un NFT, eres propietario de esa obra y lógicamente, puedes hacer con ella lo que desees.

En muchos casos, dentro del NFT se firman contratos entre el comprador y el artista, donde, por ejemplo, se agregan cláusulas de porcentajes de venta en caso que se venda la obra. Porque claro, también puedes hacer eso, vender lo que has comprado.

Quizá alguien apuesta a un artista digital que está comenzando y compra una obra por unos, digamos, 500 dólares y, después de muchos años, es una de las figuras del arte digital y su primera obra, o de sus primeras, puede tener un valor de hasta mil veces más. Lo mismo que sucedería con las artes plásticas.

Algunas de las ventas más icónicas

Ya hablamos de cómo funciona, ahora es momento de repasar algunas de las ventas más importantes que se hicieron por medio de NFT:

Everydays – The First 500 days

Cuando hablamos de NFT y arte digital, no podemos no mencionar a Beeple. Conocido por hacer una obra todos los días, este artista subastó un collage con 5000 piezas (13 años de trabajo) nada más ni nada menos que por 69.3 millones de dólares, de la mano de la casa de subastas Christie’s.

El artista Beeple subastó un collage de 5000 piezas

Sin embargo, no es lo único que subastó Beeple. Dentro de sus éxitos también está “Crossroads” y “Ocean Front”, dos de sus más icónicas obras, que logró vender por más de 6 millones de dólares cada una.

Crypto Punks

Casi como una colección de estampillas, los Crypto Punks son 10.000 pequeñas obras de arte en 8 bits que se comercializan por dentro de la red Ethereum (una de las criptomonedas más reconocidas). 

Crypto Punks con pequeñas obras de 8 bits

Cada pieza, que lleva de nombre el número de orden (ejemplo: Crypto Punk N°125 o Crypto Punk N°8541) consta de un pequeño “punk” realizado en 8 bits, que tiene alguna característica distintiva (puede ser un accesorio, un gesto, el color de pelo). De esta manera, son 10.000 piezas completamente únicas.

La venta record fue la del Crypto Punk 3100, que fue vendida en Ethereum a un precio en su momento de más de 7 millones de dólares. Actualmente su dueño puso la pieza a la venta por aproximadamente 148 millones de dólares. 

Tarantino NFTs

Recientemente, el aclamado director Quentin Tarantino se sumó a este mercado con un ofrecimiento sin precedentes: comercializará 7 escenas sin editar de Pulp Fiction, en ellas se incluyen manuscritos, guión y más detalles de una de las películas emblema del realizador.

Quentin Tarantino comercializará 7 escenas sin editar de Pulp Fiction

Además, introducen un nuevo concepto llamado “secret NFC”, de esta manera, sólo el vendedor conocerá la identidad del comprador, y este, una vez adquiera la pieza, podrá hacer lo que desee con ella. Algunos quizás se la guarden para siempre en su recuerdo, o se la mostrarán a unos pocos. Otros quizá elijan hacerla pública. 

Sea cuál sea la decisión que tome cada comprador, sin dudas el hecho de mostrar o no mostrar las piezas les cambiará sensiblemente el valor. Seguramente ninguna será barata, pero si deseas apuntarte, hay un sitio web diseñado especialmente para esta subasta.